20.3.09

Muñequitas lindas


Llevo unos cuantos días con la cabeza metida en un barullo de contradicciones y harina de empanar. Una de las dos personas que me pidieron que siguiera otro blog me confirma que no me lee. Le doy miedo.
Un tipo que utiliza Rammstein para relajarse se me queja con carica de corderillo en fiestas de que no entiende lo que escribo, que le provoca incomodidad, desazón, regomello, malestar generalizado... like an ataque de almorranas en ciernes.
-"Si eres tan optimista, ¿cómo puedes escribir esas cosas?"
Ángelico mio, corazón, es que nos conocemos poco. Mira como Verónika no me dice na.


Pero eso es lo de menos. El follón se apalanca cuando recapacito sobre el motivo que me hizo abandonar un blog mejor que este. Estaba cansada de tener que responder con retahílas de cumplidos a textos que, aunque algunos eran brillantes -los menos-, la mayoría no eran sino poluciones nocturnas, aliteraciones de fotobucket o, sencillamente, terapias antiautodestrucción. Que no se me malinterprete. Es adictivo saber que lo leen a uno, es una de esas cosas que edulcoran el ego y lo reconfortan. Y estas cosas de las redes sociales hacen que uno se vea obligado a responder de la misma manera. Así me explico esos banners apixelados y redimensionados que rezan "Al mas meHor Blog", "Premio a la Hamistá" o "Premio a la más linda".


Que porqué tiro piedras a mi tejado si yo también tengo un blog? Puer porque soy de natural antisocial y absurda y nunca me gustaron los coros de muñequitas lindas que responden a todo que si sólo porque luego les debes algo a cambio. Sin criterio. Sin honestidad. Sin personalidad. Y despues vienen las sectas y nos dicen que son la solución.


Obviamente estoy siendo exagerada, generalizante y e(x)tremista. Los hay, que son pocos, que aún mantienen el criterio y la honestidad para criticar -palabra bastante devaluada últimamente- de forma constructiva sin caer en el "esto es una puta mierda" o "una puta pasada". Esos son los invitados a dirigir el mundo, los que yo quiero cerca, por cierto.


Pero el fenómeno de las "muñequitas lindas" es extrapolable a la sociedad no-virtual. Si uno hace algo y tiene colegas a los hacer la pelota, estos no tendrán más remedio -subconscientemente sin saberlo- que aplaudir de forma indiscriminada y sin juicio lo loable del colega de marras.


Ahora el niño de las nanas de Rammstein se ha metido en un lío por no dejarse pringar. Mientras que yo abandoné el blog y me escondí a hacer lo que quería que no era sino escribir y experimentar con las palabras unas veces mejor que otras sin el miedo a los pelotaris adeudados, él decide seguir haciendo críticas constructivas y juicios basados en sus conocimientos. Las consecuencias son rápidas: un coro de muñequitas lindas que le gritan que todo es "una puta mierda".


Yo brindo por él. Y por ti, que sé que me lees y no te gusta pero que ambos lo sabemos sin que haga falta peloteo alguno. Bienvenidos todos al mundo de los muñecos feos.

6 viajeros:

TORO SALVAJE dijo...

Tienes toda la razón.
Es exactamente así.

Besos.

Ego dijo...

Las que fuimos Betty La Fea lo sabemos.
Te nomino a un meme, te entrego el premio 'al mhas megor blogg' y el de 'hamigas xa siempre'.
Las putas mierdas, todas para mi jefe.
Un (b)eso televisivo

Veronika dijo...

Efectivamente, yo no te digo nada porque, salvo algunas excepciones, suelo conocer las causas (y consecuencias) de todo lo que escribes porque te conossssco bacalao :P

Tienes razón en lo de los cumplidos, de ahí que yo me negara a escribir un dichoso blog, algunas lo sabeis, de ahí también que me niegue a poner una lista de blogs maravillosos que la gente "debe" visitar. Oiga usted, yo ya se los que quiero o no visitar y/o comentar.

Si en algo fallo yo es en el supuesto ego ese porque te lean, a mi me da mas verguenza que otra cosa, fijate tu.... a que voy a ser más rara que tu? :P

Beso... mi muñequita (lo de fea o guapa, es lo de menos)

aspirinasyotrastonterias dijo...

Escribe para tí y punto.

Thedarksunrise dijo...

Cuando una quiere a una persona de verdad, aunque le duela, le dice cuándo se está equivocando. Cuando uno quiere a una persona de verdad, pocas veces le parecerá que obra mal. Dios nos cría y nosotros nos arrejuntamos.
Besisss

Pablo (yo) dijo...

Great blog!
If you like, come back and visit mine: http://albumdeestampillas.blogspot.com

Thanks,
Pablo