29.10.08

Gato canalla




Andaba yo retozando,
colmando el apetito,
mesando mi cabello,
limpiándome las migajas
que, despistadas o arrogantes,
caen desde la mesa de la cocina,
cuando, oh sorpresa!
Quién? Cómo? Cuándo?
Un muchacho me mira,
desde fuera, pícaro.
Me guiña un ojo
a través de la ventana.
Apenas un segundo y huye,
el muchacho,
joven, de unos 14,
jersey oscuro,
ojos verdes, chispa al canto.
Quién? Cómo? Cuándo?
Mi madre me dice,
que el gato anda raro,
que mira raro,
que pesa raro,
¿cómo que pesa raro?
Que si, que pesa raro.
El gato anda raro,
el mismo que saqué del frio,
el mismo que crié,
el mismo gato que se resguarda,
canalla,
bajo mi cama cuando no estoy.
Mi madre me dice,
el gato no está,
el gato se ha ido,
el gato ...
Ah, no, ahí está.
Con su pelo oscuro
y sus ojos verdes
y su brillo al canto.
No encuentro al muchacho,
el gato me mira,
pícaro.
No le diré a mi madre,
que he visto al gato,
cuando era muchacho,
y se ha dejado ver,
canalla,
y me ha guiñado un ojo,
pícaro,
como cuando lo saqué del frío.
También podía haberse
quedado a comer,
con cubiertos,
por una vez.
Gato canalla este.

2 viajeros:

TOROSALVAJE dijo...

De verdad que me gusta leerte.

Muchísimo.

Besos.

Veronika dijo...

Jajajaja!! Porque sé que no fumas cosas raras, que sino....

Me ha encantado :)

Muaks!